30 agosto 2008

Oh, what the hell!


Tengo que confesar que de algunos años para aquí me llaman la atención los juguetes sexuales, pero la verdad es que he sido bastante ranchera al respecto. El primero que tuve me lo regalaron y cuando pasó a mejor vida me costó muchísimo volver a entrar a una tienda por otro.

Y la verdad es que no puedo hacer bien mis compras. Me pongo tan nerviosa y me apeno tanto que nunca puedo ver bien los juguetes, ni escoger bien o hacer preguntas. He entrado varias veces a varias tiendas para darme la media vuelta y volver a salir.

Hoy, en un arranque de impulsividad, como parte de un movimiento anti-depresión, acabo de comprar mi primer juguete sexual por internet jajajajajjajajaja. ¡Queee nerviooos! ¡Queee horrooor!

Ni pregunten qué compré porque no les voy a decir... Una nunca sabe cuándo puede trascender una amistad de la pantalla a la realidad para preguntarte cómo te salió el juguetito. Already happen.

4 comentarios:

  1. La verdad yo fui una vez solo una vez a una sex shop, pero yo fui acompañada, mi amiga que se supone que tiene menos experiencia que yo en el asunto se sentia pez en el agua, juego con cada cosita que se encontro (y cosotas tambien), mientras yo estaba apenada, pero la verdad, tengo ganas de volver a ir, aunque a una mas surtida, ya que me quede con ganas de ver otro tipo de juguetitos..

    Suerte... ojala goces mucho con tu juguetito nuevo...

    ResponderEliminar
  2. chumis..
    felicidades por tu adquisicion
    ahora tienes cura para tu jariosidad

    ResponderEliminar
  3. Anónimo11:09 p.m.

    Pues yo solo espero que lo disfrutes mucho!!

    ResponderEliminar
  4. Estarás en la Zona Rosa... o sea, aprovecha y entra a todas las tiendas que veas, te sentirás bastante a gusto... la gente q atiende es super buena onda... y como irán en bola, pues aprovechen y pregunten toooooooooooodo!

    ResponderEliminar

Dime lo que sientes, dímelo otra vez ♪ Déjame escucharte, déjame creer