31 julio 2010

Manejando libre


Regreso manejando en la madrugada mientras canto con grandes gestos. Payaseando para nadie. Para mí.


Me pongo a pensar que tal vez ya no estoy triste. Tal vez ya estoy bien. No lo sé, no tengo idea. No sé si es temporal. Si es el comienzo de algo que se acaba o el inicio de algo bueno.

No tengo prisa, no tengo planes, no pienso en nadie más que en mí. Soy tan libre como quien se larga a la playa a la hora en la que todos están regresando. Tan libre como quien gasta lo que quiere sin pensar en el mañana. Como quien arroja las cosas por el gusto de hacerlo. Tan libre como quien deja de checar si todavía le quedan calzones limpios. Y como quien ni siquiera mira el dinero cuando le dan el cambio.

Tal vez hoy, caigo en la cuenta de que nunca en mi vida había sido tan libre como ahora.

5 comentarios:

  1. Déjame adivinar tanto sentimiento de libertad. ¿Saliste de fiesta a algún sitio, bebiste cerveza como cosaco y la pasaste bien a pesar de ir cargando la soltería a todos lados?

    ...pues ¡Viva la Liberté!

    ResponderEliminar
  2. Sí, excepto por el modo cosaco ;)

    ResponderEliminar
  3. Ing. Laura4:05 p.m.

    vaya.... una vez mas chumina, mi estimada y bien admirada chumina... me dejas sorprendida, tienes una forma agridulce para escribir lo que piensas y eso me encanta....felicidades :)

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado como ves la libertad!! me siento libre tambien y no se si tenga calzones limpios...

    ResponderEliminar
  5. No es temporal, claro que está bien!

    Un salute desde el Hemisferio Sur y siga disfrutando su libertad.

    ResponderEliminar

Dime lo que sientes, dímelo otra vez ♪ Déjame escucharte, déjame creer