11 febrero 2009

Plática entre sueños

Anoche cuando iba manejando a mi casa medio dormida, la Palmerita me llamó al celular. Me preocupé un poco pensando en que algo le había pasado:

- ¿Qué onda? ¿Qué pasó?
- Nada, sólo estaba aburrida.

Son curiosas las cosas que una puede platicar cuando anda cansada, como que no piensas tanto las cosas, ni te angustias por decir cosas inteligentes. Al contrario, las palabras fluyen y las anécdotas más simples brotan de tu boca.

Lo único que recuerdo es haber platicado de un toloc y que ella estaba comprando pan y tortillas.

Me encanta hacer cosas espontáneas y que me sorprendan con cosas espontáneas.

Por eso la Palmerita es tan chévere. Por eso y porque gracias a ella llegué despierta y enterita a mi casa.

2 comentarios:

  1. ya ves.. esas idas a casa de la goma.. ella se duerme de poca y nosotros manejando a las dos de la mañana...

    es que como que ver las calles tan solas, de repente me gusta y de repente me da nostalgia!...

    fuiste apoyo.. y ni te diste cuenta.

    Tequieroterriblemente!

    ResponderEliminar
  2. la palmerita es adorable
    yo la quiero mas que a mis ojos(8)

    ResponderEliminar

Dime lo que sientes, dímelo otra vez ♪ Déjame escucharte, déjame creer