13 febrero 2009

Acerca de la felicidad

¿Ya ven eso que dicen de que la felicidad llega de donde menos te la esperas?

Empiezo a pensar que la felicidad anda gestándose por ahí, que siempre está en potencia y que de repente irrumpe de manera espontánea frente a tus ojos. Y te das cuenta de que no es una cuestión de planeación, de lucha, de oportunidad o de ponerte en una situación. Simplemente sucede.

Curioso es cuando esperabas algo tanto, tanto, algo que pensabas que te haría feliz... y cuando se acerca a ti, descubres con sorpresa que no eres feliz.

Es sólo un deseo engarrotado que, a fuerza de aferrarte, se grabó en tu mente como la idealización de tu felicidad.

¿Qué se hace para alcanzar la felicidad? Aparentemente no mucho. El destino puja más fuerte.

1 comentario:

  1. asi es.. y cuesta trabajo darse cuenta que no es una persona, o un objeto, o un puesto en el trabajo, o una calificación lo que te da la felicidad..
    yo aún no lo descubro, a pesar de estar consiente de la realidad.

    ResponderEliminar

Dime lo que sientes, dímelo otra vez ♪ Déjame escucharte, déjame creer