11 enero 2009

Peligro con sabor a chocolate

Hoy en la comida, mi hermano me contó que hizo unos brownies "especiales" con sus amigos, que si el relax, que si no sé qué... y que habían sobrado varios brownies para después.

Al rato, en la sobremesa, nos quedamos mi papá y yo conversando. De pronto mi papá, alzó un paño y vio una charola de brownies...

Con un cuchillo empezó a raspar la base para obtener los residuos de los brownies previamente cortados.

- Ahhh, estem... ¿No se supone que no hay que tocar los brownies de mi hermano?
- No los estoy tocando, sólo estoy agarrando el sobrante.
- Ahh, ok... aaamm, ahorita vuelvo.

Voy corriendo al cuarto de mi hermano.

- Wey, ¿dejaste tus chingados brownies en la mesa? ¡Papá está raspando la charola para probarlos!
- No, no, no, aquí están los buenos.

Jajajaja fue horrible imaginarme a mi papá todo pacheco!

3 comentarios:

  1. ¿Me invitara a uno tu hermano?.. puede ser pequeñito.. no me importa! ( :

    ResponderEliminar
  2. hola!!... gracias por tu comentario aunq muy breve lo aprecio porq nadie me comenta de hecho creo q nadie lee mi blog hahha pro bueno... q stes delux ciao!!

    ResponderEliminar
  3. opino lo mismo que la palmera
    deberiamos hacer una contratacion especial para brownies especiales..
    te quiero choumeena pouteeta

    ResponderEliminar

Dime lo que sientes, dímelo otra vez ♪ Déjame escucharte, déjame creer