08 agosto 2008

Haciéndome a la buga

Tengo una compañerita de trabajo que es una ternurita, linda, medio fresita, pero sobretodo ingenua, para mí es la bebé.

Yo siempre voy a platicar con ella y con mi comadre laboral para eliminar las tensiones del día. Ayer la bebé me dijo:

- Oye, compré un regalo, es que, o sea, es cumpleaños de mi hermana y no sé, no estoy segura. ¿Puedes verlo y me dices si lo ves bonito?
- Sí, claro, no hay problema. ¿Cómo es tu hermana?
- Ahh, estem... pues es...
- ¿Es la que conocí en la graduación?- en mi mente llegó la imagen de un clon de la bebé pero con más bubis y menos cerebro.
- Sí, ándale ella.
- Ok ¿y cuál es regalo?
- Es un cosmetiquero, o sea, es que estaba buscando el grande, no el típico de plástico que es para salir de viaje...- a partir de ahí me perdí y ya no tenía idea de que estaba hablando.
- Ah está bien, vamos a verlo.

Bajamos a su coche y sacó de una bolsa un estuchito curioso en forma de salami de color blanco con XOXO en colorcitos, una onda parecida a esas bolsas de Louis Vuitton. A partir de ahí, tuve que hacerme a la buga y fingir con toda mi alma que me gustaban esas joterías.

- Ay mira qué lindo... ay y es rosa adentro! ¡Qué súper nice!
- ¿Sí, de verdad te gusta?
- Sí, sí. Yo lo veo muy bien, pero creo que tú no estás complacida con tu regalo...

Me mata de la risa que no se dé cuenta de que no soy la persona más apta para darle consejos en cuestiones femeninas.

2 comentarios:

  1. brenda5:47 p.m.

    ahi chumina quien te viera dando consejos de maquillaje y vestuario jajajaja, ya sabes si por alguna razon te quedas sin trabajo puedes ser asesora de modas. suerte nos vemos pronto

    ResponderEliminar
  2. jajjajajajaja si que esta chistoso!!!

    ResponderEliminar

Dime lo que sientes, dímelo otra vez ♪ Déjame escucharte, déjame creer