28 marzo 2012

Cosas que escribo para procesar lo que siento

Se acabó, como se acaba todo lo que empieza. Lo he llorado, la he extrañado, he vuelto a llorar, he tratado de salir, he reído, he vuelto a llorar y en esas ando. 

A una parte de mí le dan ganas de hacer drama, pero hay otra parte de mí que me recuerda lo que yo le decía a ella antes de que andáramos: "Pase lo que pase, siempre te voy a recordar como la mujer que hizo que perdiera el miedo de volverme a enamorar". Y así fue. 

El día que la conocí, fue amor a primera noche. Y digo a primera noche, porque es lo más parecido que existe a la primera vista. Me bastó platicar con ella una noche para quedar completamente abobada. Conforme la noche y las palabras transcurrían, iba observando lo linda que es. 

Le dije que me leyera la mano y cuando empezó a recorrerla con la punta de sus dedos, algo se detuvo dentro de mí. Inventé todas las preguntas posibles, con tal de alargar ese momento; y ella inventó todas las respuestas, con tal de seguirme el juego. Me sentí perdida con su sonrisa y su dulzura. 

Me ofrecí a llevarla a su casa; salimos del restaurante y le abrí la puerta del coche. Observé que no se movió, alcé la cara y ahí estaba ella mirándome a los ojos. Yo, torpe como siempre, no había entendido la señal; me puse nerviosa y le di la vuelta al coche para subirme. Las dos recordaríamos con cariño este momento una y otra vez, hablando de todas las posibilidades y de todo lo que pudo haber sido.

Nuestra relación simplemente se dio, a pesar de todo. Y también fue por el pesar de todo que llegó a su fin.

La extraño, extraño tantas cosas de ella y me extraño a mí también, porque me caigo mejor cuando tengo novia... pero así son las cosas.

Me cuesta su ausencia porque me hacía feliz, pero antes de irse hizo algo maravilloso por mí: tuvo a bien hacerme entender ciertas cosas que me permitieron ganar cierta seguridad, aliviar una herida y, quién iba a decirlo, perdonar a alguien que fue muy importante en mi vida.

Mi amor por ella hizo que yo reclamara mi lugar y ciertos derechos en el ámbito familiar y me ayudó a acercarme más a ellos. Y algo más cambió en mí: no soy buena para pedir ayuda o para decir que me siento mal y por lo general tardo bastante en hacerlo. Pero esta vez decidí hacer todo lo posible por no hundirme.

Quiero aprender a dejar de ver las rupturas como fracasos y sin embargo, quisiera que esta fuera la última. No soy buena con las separaciones, ni con las pérdidas. Pero estoy tranquila porque tomamos la decisión razonable, en lugar de desgastarnos.

La tendencia dice que todo lo que empieza, termina; pero también que todo cambia. Lo que significa que uno de estos días dejaré de sentirme triste y volveré a sonreír con ganas.

Soy niña grande, estaré bien. 

7 comentarios:

  1. Anónimo2:43 p.m.

    mmmm, chinga, me deja triste, no te conozco, pero te conozco y no me gusta por lo que estas pasando, deseo que pronto vuelvas, no a sonreir .... a carcajearte, animo, solo deja que pase el tiempo, busca en que ocuparte, eso ayuda bastante, un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  2. Chumina!!! Igual yo tampoco te conozco, pero sí te conozco desde que empecé a leerte. Recibe un abrazo tan fuerte y duradero justo como sea necesario...

    ResponderEliminar
  3. Yop...7:28 p.m.

    Como quisiera creer, si es verdad que todo cambia, que llegara el momento en que cambie la tendencia de que todo lo que empieza, termina.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo10:18 p.m.

    como diria shakira...

    De tanto que tropiezo
    Ya sé como caer

    al final todo son experiencias que nos ayudan a crecer y a forma la persona que somo ahora, un abrazo chumina! hacía tiempo que no me daba la vuelta por aca, animo!

    yuju_82

    ResponderEliminar
  5. Anónimo12:33 a.m.

    Chumina!!!

    Comienzo a creer que no debo dejar de leerte por largas temporadas (mas de un mes), aquella vez que me hice la interesante en mi vida, hace ya un par de años, cayó la bomba (entre tus seguidoras como yo) después de aquel viaje al DF y ese encuentro con la mujer en curso de aquel entonces que empieza con R y acaba con O jajajajajajajaja, y ahora Itzy Gudalupe (lo confiezo, fui fan del nick, o "la futura" o como sea que le llamaras) no se vale!!!

    Que nos dejas a las "increativas" de letra y mente, como yo, si a ti, un as en lo que hace, le va mal en amores???
    Te leo madura, estable, entera... lo mejor de todo, sincera...

    Lo malo.. aquella primera vez en que te convertiste en una drama queen en lo oculto, en eso que tus escritos no se leía pero se sentía en lo recondito de cada letra, nos fuiste privando de mucho de tu vida, creo que con el paso del tiempo, vas compartiendo menos pero viviendo más... entonces no es tan malo.

    No te voy a dar un consejo de autoestima, ni mucho menos, ya los has de haber leído y escuchado en muchas modalidades... Te aplaudo tu entereza y agradezco cada una de tus letras que nos han llenado de risas, carcajadas, reflexiones, empatías, consuelos, tristezas y momentos memorables, sigue tan TU... no para nosotras, PARA TI =)

    **Tassia**

    ResponderEliminar
  6. Anónimo1:11 p.m.

    jaja, oye deberias conectarte, ya no te he visto online...

    ResponderEliminar
  7. Así de anónimo no tengo idea de quién eres o en dónde conectarme jajjaja

    ResponderEliminar

Dime lo que sientes, dímelo otra vez ♪ Déjame escucharte, déjame creer