14 marzo 2011

Gente sin dirección

El otro día llovió horrible: chubasco, rayos, truenos, caos, destrucción. Lo usual en las lluvias horribles. Como se estila en estos casos, el jefe nos pidió que apagáramos nuestras computadoras, como medida preventiva.

Como obedientes empleados que somos, apagamos los equipos y procedimos a pendejear, a jugar nuestros iPhones, a platicar sobre nubes y toda clase de tonterías. Mientras tanto, el jefe salió a alguna junta o pendiente.

Después de un rato, los coguorkers tuvimos la siguiente conversación:

- Creo que ya dejó de llover.
- Sí, pero no está el jefe para decirnos que ya podemos prender las compus.
- Somos gente sin dirección.
- Sí...
- ¿Qué hacemos?
- Deberíamos de correr y chocar entre nosotros.
- Deberíamos.

Y nos paramos y corrimos y chocamos. Por supuesto, también reímos.

3 comentarios:

  1. Es de esas cosas triviales de la vida que nos hacen sonreir y nos hacen la vida más placentera por muy ñoño que suene jaja

    ResponderEliminar
  2. Que coguorkers tan alivianados... Gente sin dirección! Excelente puntada. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  3. JAJAJAJAJA que idiotas, jajajaja.. me invitas a un "pasadía" contigo? Llevaré rodilleras y coderas y casco por si toca lluvia de nuevo.

    ResponderEliminar

Dime lo que sientes, dímelo otra vez ♪ Déjame escucharte, déjame creer