25 septiembre 2010

A veces

A veces tienes que enterarte de cosas que en realidad no querías saber.

A veces tienes que actuar como si nada pasara porque sabes que aún callada eres transparente y porque hay lugares donde no puedes quebrarte.

A veces tienes que encerrarte en tu cuarto y llorar hasta quedarte dormida por cosas que creías haber llorado lo suficiente.

A veces tienes que dejarte sentir todo ese dolor, aunque sea sólo para digerirlo, aunque sepas que en realidad sólo es un acto reflejo de tu orgullo herido.

A veces tienes que dejarte abrazar, quedarte en los brazos de una amiga porque ya no puedes más.

A veces se forman todas tus amigas para abrazarte y sientes cada apretón en el alma.

A veces tienes que decir que te pasa, para oírte y escucharlas y saber que no es para tanto en realidad.

A veces tienes que sentir hambre por un rato, para volver a sentir cada sabor en tu boca.

A veces tienes que tener mucha sed, para volver a tomar y sentir la gloria en un trago.

A veces tienes que tomar como cuando no sabías tomar, sólo para recordar lo bien que se siente que te pegue enseguida.

A veces tienes que quedarte más allá de lo que hubieras pensado y darte chance de disfrutar a las personas que estén contigo. Y verlas reír y admirarlas y quererlas sólo por ser.

A veces tienes que escuchar las canciones que siempre te saltas y dejar que se te metan y te humedezcan los ojos.

A veces simplemente tiene que doler para que recuerdes lo bien que se siente vivir.

7 comentarios:

  1. Anónimo2:39 p.m.

    A veces es necesario hacer todo lo que has descrito para darte cuenta que así es la vida, que lo que hoy duele mañana ya no sera tan importante, que el futuro esta a la vuelta de la esquina y que estamos de pie para esperarlo..!!

    saludos muy buen post..!!!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4:26 p.m.

    Hola Chumina, me llamo Gabriela. Quisiera contarte algo, es poco probable que tengas tiempo o interés en leer un pedazo de vida de una extraña. Es sólo que tú podrías darme un punto de vista distinto a los que ya conozco por mis amigos, y precisamente eso, te lo agradecería muchísimo, es lo único que busco.
    Lo presiento por lo que escribiste en Nada es para siempre, y en tú frase de "A veces simplemente tiene que doler para que recuerdes lo bien que se siente vivir". Igual ya sabes por dónde va el asunto...
    Dejar un comentario fue la única forma que encontré para contactarme contigo. Tampoco quisiera que esto fuera un tema público, no sé... espero comprendas.
    No te dejo mi correo porque no sé si quieras leer lo que quiero contarte.

    ResponderEliminar
  3. Gabriela, la única forma de saberlo es leyéndolo.

    mol.lenchas@gmail.com

    ResponderEliminar
  4. A veces es necesario una purga del alma, revolcarnos de dolor para vaciar lo que tenemos adentro y podernos llenar de lo que nos ofrece el mundo...

    ResponderEliminar
  5. Una vez me dijeron es que tienes que tocar fondo realmente y realmente es fondo cuando ya no hay nada mas, por que algunas veces creemos que ya llegamos y no, aun nos falta un poco mas de sufrir y llorar, para que el comience el ascenso

    ¿y tu cuando tocaras fondo realmente?

    ResponderEliminar
  6. Chumis... Noooo noooo noooo.. Oficialmente sos mi Gurú!! Oyime... leo y leo y no quiero que los post tengan fin!

    ResponderEliminar

Dime lo que sientes, dímelo otra vez ♪ Déjame escucharte, déjame creer