20 septiembre 2010

Sueño de un velero


El otro día soñé que estaba en la playa. Un tipo, algo extravagante, algo vagabundo, me dio un velero. "Toma, te lo dejo".

Yo lo acepté un poco extrañada, pero no lo cuestioné. La vela era una gran tela verde oscuro que se agitaba con el viento. Me subí, sin saber bien como manejarlo, guiándome más por mi intuición que por cualquier otra cosa.


Avanzaba y en el mar atardecía. Veía las casas, veía a la gente y yo seguía avanzando, sin saber bien a donde iba.


La noche se hizo parte del paisaje y sentí miedo. Un par de vientos se encontraron y no pude seguir avanzando. Bajé a tierra, me metí entre las calles y llegué a algún lugar, tal vez una tienda. Ahí estaban mis papás.


Mi mamá tenía un regalo para mí: una vela nueva. La puso en mis manos, mirándome con ese gesto tan suyo de dulzura. La vela estaba doblada, así que yo no podía saber exactamente cómo era.


Volví a la playa, empecé a desdoblar la vela y, uno tras otro, comenzaron a surgir los colores del arcoiris...

4 comentarios:

  1. wow tu subconsciente diciéndote que te aceptará y amará a pesar de todo, que bonito :)

    yo he tenido un sueño parecido pero mi madre me odiaba así que miedo.com D:

    te quiero chumis!

    ResponderEliminar
  2. Lindo sueño (: A mi me concediste la primicia ! jaja BTW.. que paso aquiiiiiiiii? y el fondito negro chuminezco? :(

    ResponderEliminar
  3. Me cagó y lo cambié. Quería algo más limpio.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo1:40 p.m.

    jajja esta bueno we..........!!!!

    ResponderEliminar

Dime lo que sientes, dímelo otra vez ♪ Déjame escucharte, déjame creer