03 julio 2010

Cosas que pienso últimamente

Yo sé que hace tiempo que no escribo en serio en este blog y que mis posts son algo así como retacería de carnes frías: pequeñas cápsulas, pequeños momentos, sin querer revelar más allá.

La verdad de las cosas es que últimamente traigo un caos en la cabeza y aunque viva, salga, converse, ría, aunque haga cosas, paso mucho tiempo ausente.

Hay preguntas en mi mente que no logro responder. O tal vez la respuesta no importa, sino más bien el hecho de que yo no puedo dejar de formularlas.

Todavía me duele, claro que me duele. La verdad pensé que ya no era el caso. Pensé que había sepultado lo que sentía, que los días de sol, de risas, de mar, de Wii, de bailes sin música, de música en mi cabeza... pensé que esos días de espontaneidad eran suficiente para cubrirlo todo. Pensé que no importaba, aunque discutía entre sueños —en ese momento en el que no sabes si estás despierta o dormida— y le decía todas esas cosas que me callé y que no quiero decirle nunca porque no llegarán a ninguna parte. Ahí, cuando estoy sola con mi inconsciente, ahí regresa todo espinándome el alma.

No he querido escribir últimamente porque no me gusta decir que estoy triste, ni siquiera demostrarlo. Se me puede estar cayendo el mundo por dentro y aún así no soy capaz de decir lo mal que me siento. Y cuando lo hago, la gente que me aprecia se agobia, no se acostumbran a saberme mal, se sorprenden, no saben qué decirme y hacen todo por echarme porras. Y está bien, pero no es suficiente. Ser especial, única, bla bla bla, no fue suficiente y por eso no puedo evitar sentirme triste. Porque pienso en todo el corazón que le puse y en que no sirvió de nada. Nada, nada, nada. Con énfasis dramático y toda la cosa.

Me pone a pensar si tiene sentido, si no será un gran juego en realidad, si habrá razón para seguir lanzándose al ruedo, si acaso será mejor estar tranquila y no permitir que nadie nunca vuelva a magullarme el alma.

Claro, eso sí, después de andar en mood oscuro un rato, siempre hay alguien que dice algo cínico y no puedo evitar irme para el lado contrario. No puedo evitar pensar que el amor existe, aún cuando tengo serias dudas de su existencia... Me caga ser tan pinche idealista. Siempre voy a estar queriendo algo que no será.

El otro día, después de una semana caótica —eso sí, llena de buenos momentos— por fin pude estar a solas. Prendí la tele y me agarré una película de pretexto para llorar a moco tendido. Sentí que era lo único que humanamente podía hacer: dejarme llevar por lo que estaba sintiendo, permitirme admitir lo mucho que me dolía en lugar de estar molesta como desde hace meses y recordar lo vulnerable que soy en realidad.

Decía yo que hay preguntas en mi mente que no logro responder. ¿Qué tal que tengo las respuestas desde hace mucho pero no soy capaz de aceptarlas? ¿Qué tal que es tan simple como eso y tengo que dejarlo ir?

No me gusta cuando digo que la vida es complicada y alguien me responde que es tan complicada como yo quiera. No creo que sea cierto. No cuando una pone su esfuerzo para estar bien, pero la vida te tira para el otro. No cuando una trata de dejar ir las cosas, pero las cosas no la dejan ir a una. Sí es complicada. Para mí lo es. Si alguien es capaz de perderse en la belleza de los detalles y sentir cómo le explota el corazón de felicidad, es capaz de perderse en la maraña de las emociones y sentirse morir.

El otro día en una reunión, alguien dijo una frase de John Lennon que me gusta mucho: "La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes". Pienso que quizá las cosas hubieran sido diferentes si yo no hubiera hecho planes. Mi vida tal vez sería otro cosa si hubiera sido capaz de apreciar el presente que me tocó vivir y verlo como fue: como un momento fugaz e irremediablemente cambiante.

En fin, cosas que traigo en la cabeza. Ya se me pasará.

5 comentarios:

  1. Anónimo8:40 p.m.

    Uhh! no te conozco pero entiendo lo que pasas...no se cuanto tiempo tiene que escribiste esto, no me fije en la fecha jajaja, pero todos nos hemos sentido asi en algun momento y ojala q se t pase pronto eso q traes dentro y te lastima tanto, el prceso puede ser muy duro y largo quiza, pero se pasara, y veras la vida de otra manera, sera como renacer ;) animo chumina!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8:57 p.m.

    Wow... que fuerte!! ..chumis la verdad es que es muy cierto todo esto que te pasa, a mi te cuento que me pasa y hace mucho tiempo..a veces me pregunto...se me pasara alguna vez?...pero los días de sol y de risas son los que llegan para hacernos dar cuenta que "esas son las cosas que se van sucediendo", que no hay que dejarlas pasar y que hay que disfrutar!
    ...quedarse tranquila y no permitir que nadie vuelva a acariciarte el alma.. es demasiado aburrido..demasiado triste...mejor jugar el juego..volver a creer..no te parece?! :P

    besos chumis, arriba ese animo!
    Ely Sony

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9:58 p.m.

    (Anonimo pero me llamo Itzel)
    Apenas comence a leer tu blog. Y me parece increible como escribes. De verdad.
    He tenido ganas de escribir, de hacer uno pk tengo tantas cosas en la cabeza ke pienso ke tal vez se aclaren si las relato.
    Pero... lei esto y... es practicamente lo ke siento lo ke pienso pero con palabras más aca.
    Obviamente me hizo llorar leer esto pero gracias, creo ke no encontraba palabras para expresarme y las tuyas son como cuando encuentras una canción ke parece la escribieron para ti.

    ResponderEliminar
  4. Chumina, yo creo que los duelos tienen que vivirse, los dolores llorarse, los disgustos disfrutarlos (tanto como sea posible), soy de la idea de que si nos tragamos las cosas todo después es peor.

    Pero cada quien tiene su fórmula para salir adelante, este post tal vez ya tiene años, sin embargo cuando esas sensaciones te vuelvan a abrumar, déjalas fluir, llorar a moco tendido no es malo, ayuda a limpiar las heridas y con la salecita de las lágrimas también a cicatrizar.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Dime lo que sientes, dímelo otra vez ♪ Déjame escucharte, déjame creer